Calzar a los niños antes de que anden es contraproducente

La influencia del calzado en el desarrollo del pie es innegable. Por ello, los ortopedistas deben aconsejar correctamente a los padres y evitar así posibles problemas o complicaciones que dificulten el correcto crecimiento del pie del niño.

14 ene 2013 en Consejos sobre ortopedia - Lectura: min.

ortopedia
Los zapatos son fundamentales en el desarrollo de los pies de los más pequeños

El desarrollo del pie del niño depende, no sólo de su crecimiento natural, sino también de la acción que ejerza el calzado sobre él. Por ello, los ortopedistas deben conocerlo al detalle y ser capaces de detectar qué tipo de zapatos deben adquirir los padres para evitar malformaciones o posibles problemas que puedan surgir a medio o largo plazo.

Las recomendaciones de podólogos y ortopedistas deben orientarse siempre basándose en los estudios que se hagan de forma progresiva y personalizada para cada pequeño. Pero, en general, deben tener en cuenta:

  • Desde que nace hasta que empieza a gatear: No es necesario ningún tipo de calzado, sino simplemente proteger el pie con patucos o calcetines.
  • Gateando: El profesional debe recomendar zapatos muy flexibles de tejidos naturales. Conviene que disponga de protección en el talón y la puntera.
  • Hasta los 3 años: Es la fase en la que el niño empieza a andar, por lo que se debe ofrecer un calzado con suela flexible para que sienta los cambios de terreno.
  • A partir de los 3 años: Es necesario prestar especial atención a partir de esta edad y realizar estudios biomecánicos para ver el desarrollo y la evolución del pie y recomendar y adaptar el tipo de calzado más apropiado.

En cualquier caso, en términos generales, los podólogos deben tener siempre presente, por ejemplo, que los zapatos deben ser lo suficientemente flexibles y, a la vez, resistentes, para propiciar la movilidad de las articulaciones y de los dedos, sin presionar pero sí sujetando correctamente el pie.

Igualmente, deben recordar a los padres que los zapatos tienen que medir entre 1 cm. y 1,5 cm. más que el dedo más largo, y que bajo ningún concepto debe primar el criterio estético frente a la comodidad y, sobre todo, la adecuación según las necesidades del niño.

Otro de los consejos que pueden ofrecer es –sobre todo para desmontar algunos mitos- que el calzado, aunque sea nuevo, nunca debe molestar, rozar o crear ningún tipo de daño en el pie. Si esto ocurriera, es porque realmente el zapato no se adapta correctamente, por lo que debe ser sustituido por otro que, desde el primer día, permita caminar con completa comodidad.

Foto: Calzados como un guante

0 Me gusta

Deja tu comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Verticales Intercom, S.L.
Finalidades:
a) Envío de la solicitud al cliente anunciante.
b) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios propios.
c) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios de terceros de distintos sectores de actividad, pudiendo implicar la cesión de los datos personales a dichos terceros.
d) Segmentación y elaboración de perfiles para finalidades de publicidad y prospección comercial.
e) Gestión de los servicios y aplicaciones que proporciona el Portal para el Usuario.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Se prevé la cesión de los datos a los clientes anunciantes para llevar a cabo su solicitud de información sobre los servicios anunciados.
Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos u oponerse al tratamiento de los mismos o a alguna de las finalidades, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en guiaortopedia.com/proteccion_datos

Si te ha interesado, aquí tienes más